Flaó, Greixonera y otras delicias de la gastronomía ibicenca.

La Gastronomía ibicenca cuenta con numerosos platos propios. La mayoría de ellos se caracterizan por tener un sabor fuerte (sofrit pagés,  bullit de Peix,  arroz a banda…) Pero la repostería ibicenca se destaca por tener sabores dulces y equilibrados. Hoy, en el blog de Can Mariano, os traemos las recetas de los principales postres ibicencos.

Greixonera

Greixonera

Podríamos decir que se trata de un puding hecho con ensaimadas del día anterior. Es el postre estrella en la isla y prácticamente todos los restaurantes de la isla lo incluyen en sus cartas. He de reconocer que es mi postre favorito.

 

Ingredientes:

 5 ensaimadas del día anterior
6 huevos
400 gr. de azúcar  (aunque hay variaciones con leche condensada)
1 litro de leche
1 cucharada de canela molida
Canela en rama
la piel rallada de un limón.

Se  caramelizan 100 gr. de azúcar y se reparte sobre el fondo de un molde de paredes altas. Se cuece la  leche con canela en rama y peladuras de limón y azúcar,

Troceamos las ensaimadas y las ponemos en el cuenco  Es mejor cuando los trozos son grandes,  pues se  empaparán mucho mejor con la mezcla de huevos y leche. Siempre romper las ensaimadas a mano, nunca con cuchillo.

Se baten los huevos con los restantes 300 gr. de azúcar. Añadimos la leche, y se remueve bien. Por último, se agrega la cucharada de canela molida y se echa todo en el molde caramelizado.

Se cuece  la greixonera en el horno al baño María a 160º C, durante hora y media  aproximadamente. Para estar seguro de que está en su punto, hay que pincharla con un palillo y comprobar que este salga limpio. Debemos dejarla enfriar bien antes de desmoldarla, primero de manera natural y más tarde en la nevera. Recordad que es un plato de un día para otro.

 

Flaó

Flaó

Una variación de una tarta de queso con aroma a hierbabuena y anís  Junto con la greixonera, el postre más popular de nuestra gastronomía. Tiene la peculiaridad de contar con dos partes, la masa y el relleno.

 

Ingredientes (para aun molde 20 cm)

Para la base:

250 gramos de harina de trigo
1 huevo (XL)
65 gramos de mantequilla
¼ de sobre de levadura Royal
½ copita de anís
1 ralladura de un limón
½ c/c de semillas de anís
50 gramos de azúcar
Una pizca de sal.

Para el relleno

400 gramos de queso fresco o requesón
50gr de queso curado
3 huevos (XL)
50 gramos de azúcar
20 hojitas de hierbabuena fresca picada y 5 enteras

 Se empieza haciendo la base del pastel.  Para ello, mezclamos bien la harina con la levadura, el anís en grano machacado con mortero, el azúcar y la sal. Se le añade la mantequilla, el huevo, la ralladura de limón y el anís. Se amasa bien fuerte hasta obtener una masa uniforme. Esta masa se estira con el rodillo, colocándola entre dos hojas de papel vegetal. Se engrasa bien un molde de horno y se espolvorea un poco de harina. Se extiende la masa forrando la base y las paredes, y se corta la masa sobrante.

Cuando ya está la base preparada, se pasa al relleno. Se baten los huevos y el azúcar, y después se añade el requesón y el queso curado bien desmenuzado. Se mezcla hasta que esté bien homogéneo. Se pica la hierbabuena en trocitos muy pequeños y se les añade.

Se pone  el relleno dentro de la base y se hornea a 170º C durante 45 minutos aproximadamente, dependiendo del horno.

Al sacar el Flaó del horno, se deja  sobre una rejilla y una vez frío ya se puede desmoldar, se puede espolvorear con  azúcar glas por encima  y ponen unas hojas de menta y  algo de anís para decorar.

Orelletes

Orelletes

Un clásico que no falta en las fiestas populares pitiusas en grandes cantidades.

Ingredientes para una bandeja

1 kg. de harina
4 huevos
100 gramos de mantequilla
1 sobre de levadura Royal
400 gramos de azúcar
Ralladura de la piel de 4 limones
1 vasito de anís
½ vaso de zumo de naranja
Aceite de oliva
Aceite de girasol

Se vierte  en un bol los 400 gramos de azúcar y los 4 huevos  y se mezcla todo bien hasta lograr una masa uniforme. Añadimos entonces la  mantequilla, la ralladura de la piel de los 4 limones, el ½ vaso de zumo de naranja, el sobre de levadura Royal  y el vaso pequeño de anís. Se mezcla todo hasta que vuelve a quedar bien uniforme y se añade la harina  mezclándolo hasta que quede bien homogéneo.

Después de verter unas gotas de aceite sobre una superficie plana, se coge un puñado de masa y se alisa sobre el aceite la masa. Se va haciendo esto con diferentes puñados de masa hasta acabar el bol.

Para darles la forma típica de la orelleta (parecida a una lágrima), se recorta en un cartón esa forma. Aplanamos la masa con un rodillo y vamos recortando piezas. Con un acanalado (una especie de cortador de pizza con el borde ondulado) se le da al barde la forma característica.

Después se fríen en aceite de girasol y, una vez frías, se espolvorean con azúcar.

Salsa de Nadal

Salsa de Nadal

Cualquiera de fuera de Ibiza que le expliquen en qué consiste nuestra salsa de Nadal, no suele dar crédito a lo que está oyendo. La mezcla de sabores alcanza su máxima expresión en este plato tradicionalmente navideño. Es una receta que varía de casa en casa así que nosotros nos vamos a centrar a la que se hacía antiguamente en nuestra casa Can Mariano des Pou Nou. Las variaciones de las cantidades dependen de para cuantas personas se tenga que hacer, y muchas veces es “a gusto”.

Primero se preparan las almendras que se deseen, según la cantidad de salsa que queramos hacer.  Se escaldan y se le quita la piel antes de tostarlas ligeramente al horno. Una vez tostadas, se muelen finamente y se mezclan con los huevos necesarios hasta formar una pasta bien ligada y dura

Aparte se hace un buen caldo de carnes variadas (ternera, cordero, pollo…)a l cual se le suele añadir un trozo de sobrasada, otro de tocino, una pizca de sal, un poquito de azafrán y un poco de pimienta

Se escurre el caldo con  un colador en una olla grande. Se coloca en ella la pasta de las almendras con los huevos, disolviéndola bien con las manos antes de ponerla al fuego.

Se añade azúcar en cantidad suficiente para que esté bien dulce; una pizca de canela en polvo y un clavo de especia. Se revuelve continuamente con una cuchara de madera, siempre en el mismo sentido,  y se hierve a fuego vivo y sostenido, sin pararse de remover  en la misma dirección, durante  una hora aproximadamente.

Tendremos así una salsa líquida, más o menos espesa, según el caldo que se halla puesto. Se hace  en cantidad suficiente para que dure más o menos todas las fiestas navideñas. Se ha hervir cada dos o tres días, para que  se conserve por algún tiempo. Cada vez que se quiera comer, ha de hervirse.

La salsa de Nadal es un postre de sabor intenso que casa muy bien con bizcocho o coca.

Esperamos que háyais tomado buena nota y en la próxima reunión familiar sorprendáis con alguna especialidad de la gastronomía ibicenca.

Bon profit!

2 comments

Escribe un comentario

Puede usar HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>